sábado, 16 de septiembre de 2017

El paro de larga duración el mayor lastre de la crisis





El mayor lastre que ha dejado la crisis es una bolsa de personas en paro de muy larga duración de algo más de un millón y medio de personas que tienen muy complicado volver al mercado laboral. Personas con habilidades que ya no demanda el tejido productivo, el problema se agrava a medida que al se va agotando todas las prestaciones por desempleo y subvenciones, hasta terminar quedándose sin ingresos y sin la posibilidad de acceder a un trabajo.

En esta situación esta el 44% de los parados en España. Para todos ellos, la recuperación económica es solo un espejismo. El Gobierno ha decidido atajar este problema y se ha comprometido con los sindicatos a buscar fórmulas para mejorar la cobertura de los desempleados, de modo que se reduzca el número de parados sin ayudas. El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, se reunió recientemente con los agentes sociales en la mesa de diálogo social y se comprometió a estudiar alternativas para ampliar la cobertura a los desempleados.

El Ministerio de Empleo empezará a negociar con los sindicatos una reforma integral de las diversas prestaciones que existen actualmente para simplificar las ayudas y ampliar la cobertura. Este plan para reorganizar el sistema de prestación incluirá nuevas vías para mejorar la protección a los parados de larga duración, que en su mayoría son mayores de 45 años. El ministerio se ha comprometido a cumplir esta exigencia de los sindicatos y se empezará a negociar a partir del 4 de septiembre.

Actualmente, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) gestiona las diversas prestaciones por desempleo y los programas PAE (Programa de Activación para el Empleo), RAI (Renta Activa de Inserción) y Prepara (plan que no es una prestación por desempleo, sino una política activa). El compromiso del Gobierno es simplificar todos estos sistemas, de modo que la ayuda a los desempleados sea más simple y, además, alcance a más desempleados.

El objetivo prioritario para los sindicatos son los parados de larga duración, ya que sus posibilidades de encontrar un empleo son remotas (y más a través de las oficinas públicas de empleo). Para combatir esta situación, el futuro plan tendrá que ofrecer ayudas por más tiempo a los desempleados y, además, mejorar la evaluación y diagnóstico de los parados para facilitar su acceso al mercado laboral.

Por otro lado el cómputo de la base de cotización para la pensión se basa en los últimos años de la vida laboral, de forma que quienes no coticen los últimos años percibirán una pensión sensiblemente menor, independientemente de los años que lleven cotizados. Una situación de nuevo injusta que afectará al colectivo con más dificultades para reciclarse.

Como ya hemos venido señalando en este blog, el desempleo de larga duración tiene dos consecuencias negativas bien documentadas, una de naturaleza psicológica y otra económica o de empleabilidad. En primer lugar los parados sufren fuertes daños emocionales debido a la baja autoestima y a la sensación de no ser útiles para su propia familia ni para la sociedad. El sociólogo Thomas Cottle, de la Universidad de Boston, documenta en su obra Los momentos más difíciles: el trauma del desempleo de larga duración, cómo los individuos, aunque la situación se deba a menudo a circunstancias externas, acaban por internalizar las causas y sufriendo fuertes daños: “El desempleo de larga duración tiene efectos devastadores a nivel físico, psicológico y espiritual”.

FUENTES:  
El Confidencial
El Mundo

Quienes somos:

CODEMA 45, somos el colectivo de asociaciones de personas desempleadas Mayores de 45 años.

Contactar:

Presidencia
Telefono 688322686

C/Biscaia, 402- local, Barcelona 08027, metro linea 1, parada
Navas

Email: codema45@gmail.com


También en Facebook

Traductor

Con la tecnología de Blogger.